El orgullo de ser latinoamericano

Si en este mismo instante te pregunta si estás orgulloso de ser latinoamericano, ¿qué me contestarías? No hay punto medio para esta pregunta, es un simple sí o no, nada de no sé. Si tu me preguntaras si estoy orgullo de ser latinoamericano, yo sin pensarlo dos veces respondería con un sí. Si te preguntara qué tanto conoces de la América Latina, ¿qué me contestarías? Yo, con un poco de vergüenza contestaría que no mucho, pero aún así ser latino me hace sentir bien, orgulloso.

¿Qué por qué pregunto esto? Pues por que quiero demostrar que, a pesar de ser latinos, no sabemos mucho sobre las culturas de otros países. ¿O acaso sabes cuál es el deporte nacional de Chile?; ¿Sabes qué significa la bandera de Argentina?; ¿Qué significa Venezuela?; ¿Quién es el escritor cuyo nombre lo ligaban de forma inmediata a Latinoamérica?; Estas y muchas otras preguntas existen, y no muchos de nosotros podemos saber contestarlas.

Buscando en internet me encontré con diversas respuestas a, ¿Qué es ser latinoamericano? Y esta es una de ellas:

“Pues que yo sepa, un latinoamericano, es aquella persona nacida en un país de Latinoamérica.”

Si no nos dice no nos damos cuenta… Pero he aquí otra respuesta mil veces mejor a la anterior y con más sentimiento, la cual iré comentando:

“Es ser solidario y distanciado al mismo tiempo. Es reírse sabroso.

¿Acaso no nos gusta ayudar a los demás en momentos de crisis? ¿Acaso la gente de un pueblo no se une para ayudarse entre sí? Dejamos de lado nuestras diferencias y extendemos una mano a quien la necesita. Por otro lado, nos reímos como dice, sabroso… ¿O no les gusta reírse sobre chistes de licenciados, de albures, y así? ¿No? Pues no sigas leyendo…

Tener las caderas suelticas para bailar. Llevar el despecho con dignidad.

Y más sabor cuando se trata de levantar el polvo en la pista de baile. ¿Quién no disfruta de ver a una pareja bailando una cumbia colombiana o el famoso baile prohibido, la lambada de Brasil? El despecho… Creo que no necesita explicaciones, y para los que sí la necesiten sólo recuerden a un amigo llorando sin pena con un trago en la mano y escuchando una de esas canciones donde dices: ¡Esa, esa… ¡¡Súbele, súbele!

Tener várices a los 60 años por culpa de la burocracia. Odiar la política en general y adorar al mesías de turno.

¿Cómo que várices? Pues sí, ¿acaso no hay que tener paciencia divina en las filas para los trámites? Tantas horas de pie hacen que salgan esas venitas fastidiosas. ¿Qué odias la política? Yo te pregunto ¿Quién no? Venga queridos lectores, todos alguna vez despotricamos contra algún político loco o sobre lo que hace el Estado… Y quien no lo haya hecho ni una vez seguramente se trata de un ermitaño.

Cambiar de opinión de vez en cuando. Estrenar palabras rebuscadas que de repente se ponen de moda.

Es que cuando digo una cosa digo otra, ¿o no? Y… ¿Qué milanesas qué te dejas bisteces?; ¿Neta?; Sale bye; FUAAA… y muchas otras.

Es valorar nuestras raíces, desde la casa hasta los insólitos vericuetos de nuestra historia.

Adoramos a la familia y nuestra sangre, o al menos yo sí lo hago. Algunos me han llegado a decir indio, Pues sí, soy indio y a mucha honra y no nada más eso, soy un indio culto. Conocemos nuestra historia aunque muchas veces nos la digan con mentiras incluidas. Independencias de la vieja Europa que nos conquistó. Que orgullo ser latino y no dejarse, levantarse y caer para volver a ponerse de pie.

Tener sobremesas. Hacer amigos entrañables en todas partes.

Ya comí, ya bebí y no me voy por que el “come” está más que bueno… Descansemos la barriga y no nos fatiguemos, así se nos baja un poco la comida y nos terminamos esos huerfanitos.

¿Apoco no somos “amigueros”? Conozco a gente de Costa Rica, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, República Dominicana, España, Canadá, Estados Unidos y más. De varios estados de México y de hasta de pueblitos cuyos nombres son extraños. Tanta gente que se hace extrañar y querer, aunque claro, hay otra que mejor ni su nombre decir.

Organizar protestas de un día para otro. Tener una opinión para cada cosa. Contradecirnos.

Cacerolazos en argentina; Marchas que parecen infinitas en la Ciudad de México y otras manifestaciones que han adquirido renombre en toda América Latina.

Yo opino esto y esto, y para aquello otro mi opinión es diferente… ¿Estás loco? Hace rato me dijiste lo contrario, ¿Así? Pues no.

Valorar a nuestros viejitos -y no mandarlos a asilos en playas lejanas-.

Creo que no necesita algún comentario. Queremos a nuestros abuelitos y nos parecen los seres más tiernos que hay sobre la tierra… Aunque claro, nunca falta alguno que sea un diablillo.

Tener cajas y cajas de recuerdos. Tener remedios caseros para todo tipo de males y llorar de desespero frente a cualquier enfermedad.

Abuelita, ¿qué hay en esta caja?. Es una pregunta que muchos hemos hecho y que al abrirla nos encontramos con fotos en sepia o blanco y negro de ellos cuando eran jóvenes; fotografías de la madrina de alguno de nuestros padres y demás recuerdos que guardan con tanto recelo. ¿Quién no ha disfrutado riéndose de cómo eran sus padres cuando niños? Yo sí.

¿Qué tienes diarrea? Dale aceite de olivo y le jalas el pellejo de la espalda. ¿Tu hija está menstruando? Dale agua de ruda. ¿Cistitis? Usa calzones rojos para que no te dé. ¡Che! ¿Te duele la guata? Con un té de hierba buena y una tortilla quemada se te quita.

Crecer escuchando cuentos de dictaduras y pasar por alguna en el curso de nuestras vidas.

He escuchado esos cuentos pero no me pasado, ¿y a ti?

Tener una idea bastante homogénea de qué es un gringo.

No me llames frijolero gringo… Ya saben que sigue.

Odiar a los militares -a menos que estén oportunamente disfrazados de mesías-.

Bueno, yo no odio a los militares sino, todo lo contrario. Esos valientes hombres y mujeres arriesgan su vida a un sueldo patético para guardar la seguridad del país.

Sentirnos en casa desde México hasta la Patagonia.

¡Heyweon! ¿Extrañas Venezuela?, No pana, estar aquí es como estar allá.

Compartimos muchas cosas que sería extraño si nos sintiéramos fuera de casa.

Crecer jugando fútbol y beisbol en la calle más cercana.

Futbol en la calle con una botella y tratar de colarla por dos piedras que son la portería. Todos los chavos del barrio se juntan para el gran torneo.

Estar acostumbrados a que nada sirva como debe ser y aprender a buscarle la vuelta, el truco, para sobrevivir así.

¿Instructivo? Para qué si yo puedo arreglarlo; La otra vez le di unas vueltas aquí y se arregló; Unos buenos ma… notazos y queda como nuevo.

Saber tomar de cada licor como si fuera el único y el más exquisito. Comida hecha en casa, sanita y fresca”

A mi punto de vista, ser Latinoamericano significa el poder entendernos, pues compartimos historia y diversas culturas. Hemos pasado por momentos difíciles y para el resto del mundo somos el territorio que vivió dictaduras. Somos el territorio donde si algún Europeo escuchaba el nombre de Gabriel García Márquez, inmediatamente pensaba en realismo mágico y a su vez en América Latina. (La respuesta a una de las preguntas del inicio).

No debe de haber discriminación entre nosotros. ¿Qué mas da si eres argentino y te amas la comida mexicana? o, ¿qué de malo tiene que a una brasileña le guste el vallenato? Tenemos diferencias y lo sabemos, pero a la vez nos hacen únicos ante el resto del mundo.

Sabemos sufrir por las penas de otros países y nos alegramos por sus alegría. Un ejemplo, yo me alegré de que Brasil fuera seleccionado como sede del mundial y las olimpiadas. También me alegró el saber que Uruguay había llegado lejos en el mundial de Sudáfrica.

Amemos a América Latina y aprendamos pequeños detalles que la inundan. Aprendamos que el deporte nacional de Chile es el rodeo; que la bandera de Argentina ahora significa el cielo; Que Venezuela significa Venecia Pequeña.

Te pregunto de nuevo: ¿Estás orgulloso de ser Latinoamericano?

OzzBarrera

Anuncios

2 comentarios el “El orgullo de ser latinoamericano

  1. Profr. Juan Carlos García Silva dice:

    Que agradable encontrar personas con esa manera de pensar como la tuya, creo que el día que olvidemos el agandalle y el dañar a los demás porque es “chido” tendremos un mejor mundo. mientras tanto desde mi trinchera trato de inculcar a mis alumnos el amor por México, el convivir en paz y en armonía y a muchos nos hermana el rock (metal). algunos de mis compañeros se extrañan de mis gustos musicales pero les digo que un VERDADERO ROCKERO es capaz de tener temas variados en su conversación porque le gustan las artes, la literatura, obvio la BUENA MÚSICA (Clásica, Folklorica, Romántica,etc.) el deporte, la buena comida, etc. y no comulgo con la de los narcocorridos, la que no dice nada en sus letras más que echar desmadre y eso no les deja nada en sus cerebros a las pobres nuevas generaciones que creen que con tener un fajo de billetes después de vender su porquería ya la hicieron en la vida. Soy profesor de una escuela secundaria técnica, estoy a punto de cumplir 50 años y deseo encontrar a muchas personas que piensen como tú para hacer algo por nuestros países y salir adelante del ostracismo cultural y social en que nos encontramos

  2. Ozz Barrera dice:

    Concuerdo con lo que dices acerca de que un Verdadero Rockero, que en mi caso sería metalero, gusta de cosas diversas y, que no discrimina como lo hacen otras personas.
    Tu profesión como profesor de una escuela secundaria técnica debe ser realmente difícil, y lo digo por el hecho de lidiar con personas que apenas se están descubriendo a si mismas y que no piensan en un largo plazo y que si lo hacen no es de una forma correcta.
    Profesores como tú son los que deberían formar a las futuras generaciones, demostrándoles que como dices, vender la más mínima cantidad de droga, es vender la sangre que estuvo detrás de ella, tirar el esfuerzo de muchos, etc. Una buena educación ética y moral, puede hacer realmente la diferencia.
    Por cierto, muchas gracias por haber leído y más por comentar. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s