¿Pérdida de Identidad? [2]

Los medios de comunicación y en especial la televisión y sus diversos programas, donde se difunden programas como la violencia, bombardeos interminables del consumismo. Te dicen come, bebe, fuma, vístete con nuestra ropa pues sólo así te verás bien. Las revistas muestran diversas fotografías de personas casi desnudas con un espléndido cuerpo, haciendo que los lectores lleguen a sentirse un poco mal por no tener dicha figura.

Todos estos comerciales no hacen más que jugar con las emociones de las personas. Seducen con los que transmiten, generan un cambio en la vida de la gente principalmente en la de los adolescentes, los cuales cambian casi por completo sus valores, actitudes, aptitudes, formas de pensar y casi por desgracia, de una forma negativa. Hacen un verdadero cambio en la personalidad, olvidando sus costumbres y adquiriendo otras tradiciones, su forma de pensar no es la misma, sus actividades cambian, la forma en la que consumen, la forma en que visten, hablan, incluso la forma de ver la vida.

Todos sabemos o, al menos la gran mayoría sí, que las marcas tienen un tremendo poder en la sociedad, aunque no siempre hay conciencia del verdadero peso e influencia que las marcas pueden tener. Claro que cuando se tiene esta conciencia, siempre pensamos en el plan vil de las empresas para manipularnos y hacer que compremos sus productos, o que nos sintamos identificados con ellas.

Algo que es inquietante es como asociamos las marcas con aspectos tan frágiles e importantes como son los valores. Llegamos incluso a comparar personas con marcas y viceversa, excluir  y criticar. Por ejemplo, muchas personas asocian Nike con Deportividad; Channel con Lujo y Glamour; Audi con Velocidad y Estatus; Loreal con Brillo, Belleza y Cabello; Apple con Blanco y Minimalista, y así un sin fin de ejemplos.

Debemos tener en cuenta que para que lo anterior pase, las empresas deben tener un gran compromiso con sus clientes, tienen que mostrar que realmente merecen dichas asociaciones; todo para que sigamos comprando sus productos y sigamos creyendo los valores que representan. Todas estas asociaciones son ahora difícilmente de cambiarlas y criticarlas.

Un nuevo producto de Channel siempre representará Lujo, Glamour, Moda y otros adjetivos, sin importar cuantos análisis se le haga o cuantas críticas reciba, siempre serán Lujo, Glamour, Moda, etc., por el simple hecho de ser Channel. La gran trayectoria de la marca le ha dado el poder de adueñarse de dichos valores.

Y aquí es donde se empieza a comparar a las personas. Si queremos ser vistos como personas elegantes, refinadas, modernas, etc., entonces tendremos que usar ciertas marcas que nos den ese nivel.

Claro que también asociamos productos con marcas como es el caso de los pañuelos desechables que siempre son llamados Kleenex; las muñecas con Barbie; los refrescos de cola con Coca Cola, y más.

¿Hasta qué punto seremos capaces de entender determinados valores sin contar con el peso de las marcas? ¿Qué nos puede parecer lujoso, deportivo, moderno o femenino, sin redimir a los valores distintivos a los que asociamos a las marcas?

A mi punto de vista, no lo creo. El poder de las marcas ha controlado el funcionamiento de la sociedad y lo seguirá haciendo por mucho tiempo más. La pregunta en este caso sería, ¿hasta cuando?

Ozz Barrera

Anuncios

¿Pérdida de Identidad? [1]

Hasta hace unos días, no tenía la más mínima idea de sobre qué podía escribir. Las ideas venían y se iban de mi cabeza de forma rápida, tenía en mente tantos temas que decidirme por alguno era complicado. Traté en un principio escribir sobre la música, pero claro que no cualquier tipo de música, sino algo que tuviera que ver con el folclore mexicano. También quise escribir sobre algún autor mexicano como Altamirano o quizás sobre el argentino Borges que hace unos cuantos días fue su aniversario.

Lector, quizás te preguntes por qué no lo hice o cuál fue el motivo por lo que no quise escribir sobre dichos temas. La respuesta es bastante sencilla, y es simplemente que tenía dudas sobre la aceptación del artículo.

¿No quedó lo suficientemente claro?

A lo que me refiero es que hoy en día, muchos jóvenes no se interesan con las cosas que tienen que ver con su país. No sé de muchas personas que les guste escuchar a Lila Downs, Lola Beltrán, etc. Se interesan más sobre  los cantantes de talla internacional, olvidando que aquí en México, también se tiene talento o que hay voces que ya no viven, pero que sin duda alguna son excelentes.

Sobre la literatura creo que es un caso perdido. En México la mayoría de las personas no leen. Dicen que es aburrido, o que no tienen tiempo ni para leer una página, que no tiene caso si la van a hacer película y algunos más pretextos que se me hacen tontos. Y sólo para ver como estamos en cuanto a la lectura les dejo esta pequeña información que saqué de la UNESCO.

“La UNESCO, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, nos ubica en el penúltimo lugar en una lista de 108 países en los niveles de lectura, y La Cámara Nacional de la Industria Editorial afirma que el promedio de lectura en la nación es de 1.2 libros al año. Si comparamos estos datos con los de otros países como Noruega, Alemania o Estados Unidos que tienen un promedio de lectura de 18, 15 y 12 libros anuales por habitante, respectivamente, nuestro nivel es verdaderamente vergonzoso.”

Si hay algo de lo que me siento orgullo en este tema, es que no entro a las estadísticas de nuestro país. Al año leo aproximadamente entre 20 y 25 libros, claro que últimamente no he llegado a dicha marca por cuestiones escolares. Este año creo que he leído alrededor de 15 libros. Pero si hay algo que lo compensa, son todas las lecturas de libros que me han dejado los profesores en la Universidad. Te pregunto, ¿cuántos libros lees al año? Espero encontrar respuestas de números de dos dígitos.

Con todo lo anterior, quiero llegar al verdadero punto de este pequeño artículo, el cual es la pérdida de identidad en la sociedad, principalmente en los jóvenes. Y claro, sabemos bien que la identidad es un proceso para la constitución de las personas y de la sociedad.

Ozz Barrera

Rol de Foro

¿Han tenido alguna vez la curiosidad de interpretar a un personaje sacado de algún libro, una película, una serie de televisión, o incluso uno inventado por ustedes?

A mí en lo personal me gusta demasiado, y puedo hacerlo gracias a algo que se llama Rol de Foro. Pero antes de explicar cuál es el significado de esto, primero deberíamos saber qué es el Rol .

Según Wikipedia, el Juego de Rol es un juego en el que, tal como indica su nombre, dos o más jugadores desempeñan un determinado rol, papel o personalidad. Cuando una persona hace el papel de X significa que está interpretando un papel que normalmente no hace.

Por supuesto, la forma en que se juega el Juego de Rol es utilizando un tablero, dados de diferente número de caras, libros, mapas, etc. Nunca he jugado de esta forma, pero conozco a varios que sí lo han hecho, y me dicen que sin duda es mucho mejor que cualquier otra variante del rol. Supongo que alguna vez lo tendré que intentar.

De cualquier forma, el Rol de Foro consiste en narrar y participar en juegos de rol que, a diferencia del modo tradicional el cual expliqué vagamente arriba, no se necesita estar presente, pues se desarrolla por medio de foros en internet.

Como ya dije, no se requiere que los jugadores estén presentes o “conectados” al mismo tiempo, lo que supone una mayor comodidad, aunque también hace que a la hora de desarrollar la trama, esta sea de forma lenta pero, permite que los jugadores tengan tiempo suficiente para pensar su respuesta y así poder profundizar en la interpretación de los personajes que llevan, así como en los detalles de la escenografía.

Cómo en todo juego, el Rol de Foro también tiene reglas y estas van a cambiar dependiendo del los Administradores o Creadores del Foro. Algunas de estas reglas se repiten en la mayoría de los foros, como por ejemplo: Nunca se usan mayúsculas para escribir, puesto que esto significa estar gritando; Cada tema o trama que incluya sexo, se deberá poner un +18 en el título para advertir a los lectores del contenido de dicho tema; También que está prohibido escribir como se escribe un mensaje de texto; No usar demasiados modismos; Tener buena ortografía y buena redacción, entre muchas otras.

Existen muchos tipos de foros, los cuales se diferencian por el tipo de historia que llevan. Los hay de Harry Potter, los cuales son mis preferidos en donde llevo a RemusLupin, Lucius Malfoy, Scorpius Malfoy (Hijo de Draco). También hay vampiros y hombres lobo; de internados donde sus estudiantes son criaturas fantásticas; foros donde se narra la historia de la tierra en un futuro donde la humanidad es más longeva; los hay de ángeles y demonios; foros de mafia italiana; foros de Universidades donde la trama se vive por lo que les pasa a sus estudiantes… Creo que no hay un límite para poder hacer un foro, podría ser de cualquier tipo.

Quizás muchos digan que es una pérdida de tiempo o que es para Frikis pero, gracias a los foros de rol, he conocido a gente de muchas partes del mundo. Sí, esta es una de las ventajas que tienen los foros de rol. He hecho amistades de otros estado de la República Mexicana, también de Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Colombia, Uruguay, Venezuela, España, Inglaterra, etc. También me ha ayudado a mejorar de manera increíble mi ortografía, al igual que mi redacción.

El rol de foro puede llegar a ser un poco obsesivo cuando se entra al foro correcto. Implica también el superarse con cada respuesta que se dé, pues con el tiempo, uno aprende a usar la imaginación de mejor manera, al igual que ayuda a quitarnos de la cabeza, esas barreras o tabúes que nos ponen en la sociedad. Con esto me refiero, a llevar a un personaje totalmente diferente como a una mujer si eres hombre, o llevar un personaje hombre si eres mujer. Yo he llevado varios personajes mujeres, y digamos que el resultado no es siempre el esperado. También he llevado hombres homosexuales; he manejado personajes de niños latosos; etc.

Pero de eso se trata, ¿no?. Divertirse y experimentar sin importar que digan de ti. Al fin de cuentas, es sólo un juego, donde cualquier cosa, a diferencia de la vida real, está permitido.

Ozz Barrera

El orgullo de ser latinoamericano

Si en este mismo instante te pregunta si estás orgulloso de ser latinoamericano, ¿qué me contestarías? No hay punto medio para esta pregunta, es un simple sí o no, nada de no sé. Si tu me preguntaras si estoy orgullo de ser latinoamericano, yo sin pensarlo dos veces respondería con un sí. Si te preguntara qué tanto conoces de la América Latina, ¿qué me contestarías? Yo, con un poco de vergüenza contestaría que no mucho, pero aún así ser latino me hace sentir bien, orgulloso.

¿Qué por qué pregunto esto? Pues por que quiero demostrar que, a pesar de ser latinos, no sabemos mucho sobre las culturas de otros países. ¿O acaso sabes cuál es el deporte nacional de Chile?; ¿Sabes qué significa la bandera de Argentina?; ¿Qué significa Venezuela?; ¿Quién es el escritor cuyo nombre lo ligaban de forma inmediata a Latinoamérica?; Estas y muchas otras preguntas existen, y no muchos de nosotros podemos saber contestarlas.

Buscando en internet me encontré con diversas respuestas a, ¿Qué es ser latinoamericano? Y esta es una de ellas:

“Pues que yo sepa, un latinoamericano, es aquella persona nacida en un país de Latinoamérica.”

Si no nos dice no nos damos cuenta… Pero he aquí otra respuesta mil veces mejor a la anterior y con más sentimiento, la cual iré comentando:

“Es ser solidario y distanciado al mismo tiempo. Es reírse sabroso.

¿Acaso no nos gusta ayudar a los demás en momentos de crisis? ¿Acaso la gente de un pueblo no se une para ayudarse entre sí? Dejamos de lado nuestras diferencias y extendemos una mano a quien la necesita. Por otro lado, nos reímos como dice, sabroso… ¿O no les gusta reírse sobre chistes de licenciados, de albures, y así? ¿No? Pues no sigas leyendo…

Tener las caderas suelticas para bailar. Llevar el despecho con dignidad.

Y más sabor cuando se trata de levantar el polvo en la pista de baile. ¿Quién no disfruta de ver a una pareja bailando una cumbia colombiana o el famoso baile prohibido, la lambada de Brasil? El despecho… Creo que no necesita explicaciones, y para los que sí la necesiten sólo recuerden a un amigo llorando sin pena con un trago en la mano y escuchando una de esas canciones donde dices: ¡Esa, esa… ¡¡Súbele, súbele!

Tener várices a los 60 años por culpa de la burocracia. Odiar la política en general y adorar al mesías de turno.

¿Cómo que várices? Pues sí, ¿acaso no hay que tener paciencia divina en las filas para los trámites? Tantas horas de pie hacen que salgan esas venitas fastidiosas. ¿Qué odias la política? Yo te pregunto ¿Quién no? Venga queridos lectores, todos alguna vez despotricamos contra algún político loco o sobre lo que hace el Estado… Y quien no lo haya hecho ni una vez seguramente se trata de un ermitaño.

Cambiar de opinión de vez en cuando. Estrenar palabras rebuscadas que de repente se ponen de moda.

Es que cuando digo una cosa digo otra, ¿o no? Y… ¿Qué milanesas qué te dejas bisteces?; ¿Neta?; Sale bye; FUAAA… y muchas otras.

Es valorar nuestras raíces, desde la casa hasta los insólitos vericuetos de nuestra historia.

Adoramos a la familia y nuestra sangre, o al menos yo sí lo hago. Algunos me han llegado a decir indio, Pues sí, soy indio y a mucha honra y no nada más eso, soy un indio culto. Conocemos nuestra historia aunque muchas veces nos la digan con mentiras incluidas. Independencias de la vieja Europa que nos conquistó. Que orgullo ser latino y no dejarse, levantarse y caer para volver a ponerse de pie.

Tener sobremesas. Hacer amigos entrañables en todas partes.

Ya comí, ya bebí y no me voy por que el “come” está más que bueno… Descansemos la barriga y no nos fatiguemos, así se nos baja un poco la comida y nos terminamos esos huerfanitos.

¿Apoco no somos “amigueros”? Conozco a gente de Costa Rica, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, República Dominicana, España, Canadá, Estados Unidos y más. De varios estados de México y de hasta de pueblitos cuyos nombres son extraños. Tanta gente que se hace extrañar y querer, aunque claro, hay otra que mejor ni su nombre decir.

Organizar protestas de un día para otro. Tener una opinión para cada cosa. Contradecirnos.

Cacerolazos en argentina; Marchas que parecen infinitas en la Ciudad de México y otras manifestaciones que han adquirido renombre en toda América Latina.

Yo opino esto y esto, y para aquello otro mi opinión es diferente… ¿Estás loco? Hace rato me dijiste lo contrario, ¿Así? Pues no.

Valorar a nuestros viejitos -y no mandarlos a asilos en playas lejanas-.

Creo que no necesita algún comentario. Queremos a nuestros abuelitos y nos parecen los seres más tiernos que hay sobre la tierra… Aunque claro, nunca falta alguno que sea un diablillo.

Tener cajas y cajas de recuerdos. Tener remedios caseros para todo tipo de males y llorar de desespero frente a cualquier enfermedad.

Abuelita, ¿qué hay en esta caja?. Es una pregunta que muchos hemos hecho y que al abrirla nos encontramos con fotos en sepia o blanco y negro de ellos cuando eran jóvenes; fotografías de la madrina de alguno de nuestros padres y demás recuerdos que guardan con tanto recelo. ¿Quién no ha disfrutado riéndose de cómo eran sus padres cuando niños? Yo sí.

¿Qué tienes diarrea? Dale aceite de olivo y le jalas el pellejo de la espalda. ¿Tu hija está menstruando? Dale agua de ruda. ¿Cistitis? Usa calzones rojos para que no te dé. ¡Che! ¿Te duele la guata? Con un té de hierba buena y una tortilla quemada se te quita.

Crecer escuchando cuentos de dictaduras y pasar por alguna en el curso de nuestras vidas.

He escuchado esos cuentos pero no me pasado, ¿y a ti?

Tener una idea bastante homogénea de qué es un gringo.

No me llames frijolero gringo… Ya saben que sigue.

Odiar a los militares -a menos que estén oportunamente disfrazados de mesías-.

Bueno, yo no odio a los militares sino, todo lo contrario. Esos valientes hombres y mujeres arriesgan su vida a un sueldo patético para guardar la seguridad del país.

Sentirnos en casa desde México hasta la Patagonia.

¡Heyweon! ¿Extrañas Venezuela?, No pana, estar aquí es como estar allá.

Compartimos muchas cosas que sería extraño si nos sintiéramos fuera de casa.

Crecer jugando fútbol y beisbol en la calle más cercana.

Futbol en la calle con una botella y tratar de colarla por dos piedras que son la portería. Todos los chavos del barrio se juntan para el gran torneo.

Estar acostumbrados a que nada sirva como debe ser y aprender a buscarle la vuelta, el truco, para sobrevivir así.

¿Instructivo? Para qué si yo puedo arreglarlo; La otra vez le di unas vueltas aquí y se arregló; Unos buenos ma… notazos y queda como nuevo.

Saber tomar de cada licor como si fuera el único y el más exquisito. Comida hecha en casa, sanita y fresca”

A mi punto de vista, ser Latinoamericano significa el poder entendernos, pues compartimos historia y diversas culturas. Hemos pasado por momentos difíciles y para el resto del mundo somos el territorio que vivió dictaduras. Somos el territorio donde si algún Europeo escuchaba el nombre de Gabriel García Márquez, inmediatamente pensaba en realismo mágico y a su vez en América Latina. (La respuesta a una de las preguntas del inicio).

No debe de haber discriminación entre nosotros. ¿Qué mas da si eres argentino y te amas la comida mexicana? o, ¿qué de malo tiene que a una brasileña le guste el vallenato? Tenemos diferencias y lo sabemos, pero a la vez nos hacen únicos ante el resto del mundo.

Sabemos sufrir por las penas de otros países y nos alegramos por sus alegría. Un ejemplo, yo me alegré de que Brasil fuera seleccionado como sede del mundial y las olimpiadas. También me alegró el saber que Uruguay había llegado lejos en el mundial de Sudáfrica.

Amemos a América Latina y aprendamos pequeños detalles que la inundan. Aprendamos que el deporte nacional de Chile es el rodeo; que la bandera de Argentina ahora significa el cielo; Que Venezuela significa Venecia Pequeña.

Te pregunto de nuevo: ¿Estás orgulloso de ser Latinoamericano?

OzzBarrera

Neoliberalismo [Parte 12 y Final]

Conclusión

Me gustaría concluir el trabajo citando a diversos personajes, que tienen demasiado reconocimiento.

El premio Nobel de economía J. Stiglitz ha señalado: “El mundo no ha sido piadoso con el neoliberalismo, ese revoltijo de ideas basadas en la concepción fundamentalista de que los mercados se corrigen a sí mismos, asignan los recursos eficientemente y sirven bien al interés público”. No hay dudas de que el dogmatismo neoliberal ha sido siempre una doctrina política al servicio de intereses y la ganancia. Jamás ha tenido corroboración con la teoría económica. Como siempre ganancia es una palabra maravillosa y es la consecuencia de vivir bajo su dictadura.

El mismo A. Smith reconocía el poder de los mercados, pero también reconocía sus límites. La experiencia se está encargando de demostrarlo. Los mercados están siendo rescatados por la “mano visible” del Estado, y muy seguro, don J. Maynard Keynes se retuerce en la tumba, ante sus detractores que hoy lo invocan con religiosidad. Mientras tanto hay muchas nubes oscuras que se ciernen sobre la economía mundial. Y no faltan los magos buscando consejos para poner fin a la crisis global actual.[1]

Los presidentes de Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela criticaron el neoliberalismo en crisis y urgieron al Foro Social Mundial a buscar alternativas ante una platea de 10.000 altermundialistas[2].

La palabra de orden de hoy es: otro mundo es posible. Y aun más, es necesario e imprescindible que busquemos un nuevo orden”, dijo el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva ante una platea que lo recibió con ovaciones. Parafraseaba el lema del foro: “Otro mundo es posible”.

El mundo desarrollado decía lo que teníamos que hacer en América Latina, parecían infalibles y nosotros incompetentes (…) nos vendieron que el Estado no podía nada, y que el mercado desarrollaría los países. Y ese mercado quebró por falta de responsabilidad y control”, añadió Lula, que defendió a los gobiernos izquierdistas de la región y garantizó: “el pueblo pobre no pagará esta crisis”.

El socialismo es el único camino para salvar este planeta”, dijo Chávez. El venezolano llamó al Foro Social Mundial a adoptar un papel más osado y “pasar a la ofensiva”. “Estamos en un momento de ofensiva, no de trincheras”, dijo.

Si los pueblos del mundo no somos capaces de sepultar al capitalismo, el capitalismo sepultará al planeta tierra”, proclamó el presidente boliviano, Evo Morales, que propuso la adopción de cuatro campañas mundiales, para la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, por un nuevo orden económico internacional, para el medio ambiente y una última con la hoja de coca como emblema. “Aquí en el Foro Social Mundial está reunido el otro mundo, que no se resigna, que quiere acabar con la injusticia de la deuda externa, que quiere la paz y no el intervencionismo imperialista, ustedes son la alternativa y la fuerza de cambio”, dijo el presidente boliviano.

En Ecuador hemos decidido resistir contra el neoliberalismo y romper con ese modelo de desarrollo”, aseguró Rafael Correa, que defendió para América Latina la adopción de un “socialismo del siglo XXI”.

Nuestros gobiernos progresistas están convencidos de que la lucha de los movimientos sociales es el gran soporte que puede garantizar el cambio en nuestra región”, aseguró el paraguayo, Fernando Lugo, un ex obispo también fuertemente apoyado por agrupaciones sociales.[3]

 

El capitalismo y el neoliberalismo tendrán que demostrar que también están hechos para asegurar el bienestar de todos y no sólo de unos cuantos. Solamente con el paso del tiempo sabremos qué camino es el que debemos tomar, si quedarnos cruzados de brazos con el modelo actual, o exigir un cambio que nos convenga por igual.

Por lo que estamos viviendo ahora, estoy casi seguro que el querer un cambio ha iniciado, pues cada día son más las personas que anhelan un mejor modo de vida y todo lo que ello implica.


[1] Dr. Oec. Rómulo Sánchez Leytón.- “Neokeynesianismo: El Estado al rescate de los mercados” en El Nuevo Diario. http://www.elnuevodiario.com.ni/sucesos/30133

[2] Sinónimo de antiglobalización.

[3] El Tiempo.- Presidentes defienden una alternativa antineoliberal en Belem. Fecha de Publicación: 2009-01-30 10:02. http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/9482-presidentes-defienden-una-alternativa-antineoliberal-en-belem/

Bueno, esto sería todo mi ensayo… Espero que haya sido de su agrado y me gustaría saber qué piensan sobre todo lo que se habló a lo largo de las 12 entradas.

OzzBarrera

Neoliberalismo [Parte 11]

La tercera influencia proviene del modelo Alemán de gasto social. En primer lugar, la influencia de la perspectiva social del canciller alemán Bismark sustentada en el seguro social y, en segundo lugar, la influencia de la perspectiva social de la República de Weimar[1], la cual se sustentó, en una profunda reforma de los derechos laborales, y en la intervención del Estado como árbitro de los conflictos laborales.

La cuarta influencia se debe al modelo beveridgiano (Inglaterra, después de la Segunda Guerra Mundial), bajo el cual se promueven políticas universales de bienestar. Por último, la teoría intervencionista Keynesiana, justificó un mayor gasto estatal destinado a la inversión para incrementar la demanda agregada.

La estrategia neoliberal ha desmantelado al Estado Benefactor, se ha buscado privatizar la producción y el acceso al bienestar, y se ha instrumentado la integración de México a los Estados Unidos. En este esquema, el crecimiento económico ha requerido de reformas estructurales que amplíen los espacios de oportunidad e incentiven la asignación eficiente de recursos. El Estado se ha orientado a promover estar reformas.

A finales de 1988 había 449 dependencias y entidades paraestatales, a finales del año 2000 se habían reducido a sólo 180. En materia presupuestal el ajuste ha sido drástico, el gato neto total del sector público como proporción del PIB pasó de 41% en 1982 a 21.8% en el año 2000, como resultado de una clara tendencia decreciente a lo largo del periodo.

Además la distribución funcional del gasto público se ha modificado. En el periodo 1953 a 1982, que comprende desde la presidencia de Adolfo Ruiz hasta la de José López Portillo, los promedios sexenales de los gastos con fines económicos, sociales y administrativos fueron 50%, 25.4% y 24.6%, en tato que para el período de Ernesto Zedillo, esta distribución fue de 31.4%, 52.6% y 16%.

Destaca la reorientación del gasto a los fines sociales, específicamente a educación, salud y pobreza extrema, con dos objetivos muy específicos, apoyar la formación de capital humano y ampliar los límites de las relaciones mercantiles mediante la incorporación de grupos excluidos de los mercados. Así, en el período neoliberal se observa una clara tendencia ascendente en el gasto social como proporción del gasto total, pasando de cerca del 15% en 1987 a más del 140% en 2002.

No obstante, el modelo neoliberal mexicano ha omitido las particularidades configuradas en cuarenta años de fuerte intervención estatal así como las particularidades resultantes de la posición desventajosa de nuestro país en el mapa económico mundial.

Después de más de veinte años, el nuevo modelo no ha sido capaz de promover un ciclo de crecimiento alto y sostenido, el efecto benéfico de las reformas estructurales es temporal y concentra sus beneficios en los grupos sociales propietarios del capital, quienes exigen más reformas estructurales.

El modelo ha quedado entrampado en la función de estabilidad, la cual se concibe como una condición necesaria aunque no suficiente para el crecimiento económico, pero en este marco macroeconómico los capitales líquidos llegan al país como si se tratara de un casino, aprovechando el comportamiento del precio de los activos financieros para obtener jugosas ganancias, se trasladan de la bolsa, al mercado de deuda y de ahí al mercado de divisas.

El nuevo modelo ha fracasado rotundamente en la generación de oportunidades, resultado que sería la principal virtud del sistema espontáneo de Hayek. En México, la reforma educativa ha limitado al acceso a la educación superior, la reforma a las instituciones de salud prácticamente ha significado su desmantelamiento, con la consecuente reducción de facto de la calidad de sus servicios; la creación de empleos no ha logrado recuperar la pérdida de éstos, en los períodos de crisis, el mercado laboral no ofrece oportunidades a los jóvenes y en general los puestos de trabajo tienen baja remuneración e incertidumbre laboral. Los logros en materia de combate a la pobreza se han reducido a trasladar a los pobres extremos a la línea de pobreza, al escalón más bajo en la estructura de la distribución del ingreso.


[1] Fue el régimen político y, por extensión, el periodo histórico que tuvo lugar en Alemania tras su derrota al término de la Primera Guerra Mundial y se extendió entre los años 1919 y 1933.

Neoliberalismo [Parte 10]

El caso de México

En el período 1950-1980 México ha pasado de un Estado benefactor a un Estado neoliberal, se ha movido pendularmente de un extremo a otro en las estrategias posibles de desarrollo.

Es Estado benefactor del período 1950-1980 desempeñó una función muy específica, la industrialización del país. Un antecedente histórico de la naturaleza funcionalista de la intervención del Estado en el contexto de un proteccionismo económico, lo encontramos, en la remota política mercantilista del siglo XVI, más recientemente en la política social de Otto von Bismarck, canciller alemán del Segundo Reich quien instrumentó una política social para promover la unificación nacional y contrapesar la influencia socialista de aquellos años.

La intervención del Estado en México en los años cincuentas y sesentas experimentó una importante sinergia: al mismo tiempo que lograba objetivos económicos, satisfacía demandas sociales. En el aspecto económico, el Estado creó condiciones que redujeron los costos de producción de la naciente industria nacional y le aseguró un mercado cautivo. En término sociales “El Estado como promotor de una política social, distribuyó beneficios mínimos entre obreros, campesinos, clases medias y militares; los empresarios de los diversos sectores económicos, de nivel pequeño, mediano y magno, así como las transnacionales obtuvieron sus respectivos y diferentes beneficios”

El Estado mexicano en este período construyó un sistema de representación de intereses que ha sido calificado como corporativismo de Estado, asentado en coaliciones distributivas que fueron la base de la estabilidad política.

La naturaleza corporativista del Estado mexicano se expresó en que “… las posibilidades de solución de las demandas dependen de las adscripción, es decir, de la pertenencia a determinada organización, de la fidelidad política personal y no del ejercicio de un derecho ciudadano y de la validez de la demanda…”

El Estado benefactor mexicano exhibió un formato atrasado, pareciéndose más al Estado mercantilista del siglo XVI que a los avanzados Estados benefactores europeos que se desarrollaron después de la Segunda Guerra Mundial. La misma Sara Gordon[1] explica que “Al intercambiar apoyo político por solución de demandas, se dificulta y se desalienta la autonomización de los ciudadanos y se propicia la reproducción de relaciones clientelares y de cacicazgos rurales y urbanos.

Aunque la estrategia del Estado mexicano no fue intervencionista y alcanzó importante objetivos sociales, distó mucho de una modalidad benefactora avanzada, dado que las decisiones sobre el gasto público se sustentaron en la negociación de intereses, incluidos los del propio gobierno, al estilo del triángulo de hierro señalado por Friedman en su libro Tyranny of the Statu-Quo, y no en la plena vigencia de los derechos sociales.

La modernización económica de México exhibió serias distorsiones que condicionaron su permanencia en el status de un país subdesarrollado con una de las más inequitativas distribuciones del patrimonio y de los ingresos en el mundo. El Estado benefactor mexicano renunció a cambiar esta situación en el supuesto de que cualquier acción desestimularía la inversión y provocaría salidas de capital. En ningún momento se planteó un objetivo redistribuidor del ingreso, tal como fue sugerido por Richard Titmus[2] en Inglaterra en los años cincuenta del siglo pasado.

A lo largo de la vida del Estado benefactor mexicano pueden identificarse cinco influencias. La primera proviene de las teorías del desarrollo europeas de los años cincuenta (desarrollo por etapas, polos de crecimiento y otros), según las cuales el desarrollo es un proceso mas o menos automático si están presentes o se satisfacen algunos requisitos, entre ellos la infraestructura social.

La segunda, es la influencia nacionalista-popular que proviene del contenido de las interpretaciones centro-periferia de los años cincuenta y de la teoría de la dependencia de los años setenta. Bajo esta influencia se fortalecieron las perspectivas nacionalista y popular del desarrollo, las que encontraron un excelente instrumento en el gasto público.


[1] Investigadora Titular “C”, T. C., Definitiva

Doctorado de Tercer Ciclo. Instituto de Altos Estudios de América Latina, Estudios Latinoamericanos. Especialidad en Ciencias Políticas; Sistema de Investigadores Nivel II

[2] Pionero británico investigador social y docente. Fundó la disciplina académica de la Administración Social (ahora en gran parte conocido en las universidades como la política social ) y ocupó la cátedra fundación en el tema en la London School of Economics .

OzzBarrera